• Reforma Electoral
  • APLN, Agencia de Prensa Lima Norte
    Lima Norte, Home
    06:04 am  29/03/2017

    ¿Qué es la ciencia ciudadana y cómo promueve el CONOCIMIENTO ABIERTO?

    La ciencia ciudadana o demociencia (una especie de democracia científica) trata de hacer avanzar al conocimiento científico más allá de las fronteras del laboratorio o el trabajo de campo tradicional. Se trata de promover proyectos de investigación que integren entre sus actores principales a científicos de profesión con el ciudadano común para la construcción colaborativa del conocimiento.

    La participación abierta en los proyectos de investigación es una forma de apropiación social de la ciencia como ninguna otra, ya que los ciudadanos se vuelven los actores principales de esta historia. La clave para esta iniciativa es tomar la ciencia como una actitud y tener la capacidad de maravillarse y generar preguntas con las cosas o situaciones que enfrentamos todos los días.

    A continuación, te presento algunos ejes esenciales de la ciencia ciudadana:

    El ciudadano es clave para el alcance de la investigación

    Los ciudadanos científicos son aquellas personas que se integran a un proyecto de investigación y colaboran con la recolección sistemática de datos críticos, generalmente sobre cosas que se encuentran a su alrededor.

    Por ejemplo, el comportamiento de las abejas en los jardines de nuestras casas, alertas de plagas, estudios de especies invasoras, detección y grabación de dialectos en el canto de las aves. Esta información ayuda a analizar huellas del cambio climático, observar fenómenos astronómicos, medir el temblor de la Tierra, entre otros casos.

    Los proyectos son colaborativos

    Los proyectos de ciencia ciudadana son abiertos para todos los que quieran involucrarse: alumnos, maestros, familias, trabajadores, jubilados. Solo se trata de tener entusiasmo y ser rigurosos en las ganas de observar y registrar datos.

    Los proyectos pueden basarse en juegos con los que, sin saberlo, se aportan intuiciones y racionalidades a algún problema particularmente difícil de resolver. Otras veces, requiere utilizar una app en la que se vuelquen datos que alimenten una base regional y, a veces, internacional.

    Por ejemplo, el portal Observadores del Mar, que comenzó Cataluña y luego se expandió por toda España, permite que buzos, bañistas, pescadores o navegantes colaboren recolectando datos sobre el mar, los suban al portal para luego ser validados por especialistas. Los científicos no pueden estar en todas partes, sin embargo, con la ayuda de los ciudadanos, se pueden expandir los lugares observados, permitiendo estudiar especies, detectar fenómenos de cambios, acumulación de basura, entre otras cosas.

    Se debe garantizar la retroalimentación

    La ciencia ciudadana depende de una fuerte interacción entre los ciudadanos los cuales aportan su tiempo y sus capacidades para compilar datos a su alrededor; y los científicos quienes aportan sus conocimientos y enseñan métodos tanto para compilación como para el procesamiento de esos datos.

    Muchas de estas iniciativas dieron origen a papers científicos en destacadas revistas; todas ayudaron a poner un problema en otra escala, otra perspectiva que permitió una mejor comprensión del mundo. Por ejemplo, en el estudio “La prevalencia invisible de la ciencia ciudadana en investigación global: aves migratorias y cambio climático” (The invisible prevalence of citizen science in global research: migratory birds and climate change), Cooper et al estudiaron las contribuciones de la ciencia ciudadana a un estudio con revisión por pares sobre 10 afirmaciones del impacto del cambio climático en la migración aviar, y encontraron que entre 24 y 70% de las fuentes que sustentaban cada afirmación provenían de estudios basados en ciencia ciudadana.

    De esta manera, la ciencia ciudadana permite la colaboración abierta para el estudio de fenómenos, investigaciones y descubrimientos científicos. Aunque no la veamos, la ciencia siempre está. Y a veces, está a la vuelta de la esquina.

    — Diego Golombek

    golombek-fotoDiego Golombek nació en Buenos Aires en 1964, es licenciado y doctor en Biología de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es profesor titular en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), donde dirige el laboratorio de Cronobiología, e investigador principal del Conicet. Diego es un científico conocido principalmente por su tarea de divulgación científica en Argentina, motivo por el que ganó el premio Konex 2007 y Kalinga en 2015. Entre sus actividades como divulgador se destaca su participación en el programa “Científicos Industria Argentina” y la edición de la colección de libros “Ciencia que ladra…” Actualmente dirige el Programa Nacional de Popularización de la Ciencia y la Innovación.

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

  • Firma Ya
  • Bitel

  • RODAMSAC
  • Para la Agenda

    El Metal Peruano se une por los damnificados

    – Porque la música mueve sentimientos y brota el espíritu de hermandad, toda a ESCENA METALERA unida en favor de los damnificados. Leer Más

    El poder de las redes en tiempos de crisis y cambios sociales”

    – Destacados especialistas y líderes de opinión del Perú participarán en el Conversatorio “El poder de las redes en tiempos de crisis y cambios sociales” Leer Más

    Concurso fotográfico: Los Olivos en tu lente

    » Gana una Beca integral de fotografía en Toulouse Lautrec » Recepción de trabajos: Hasta el 4 de Abril Leer Más


  • Independencia = www.Lima28.com

    www.Lima28.com