La ciencia y tecnología en el perú la política científica

En esta entrevista al Dr. Modesto Montoya, se buscó explorar el estado de la ciencia y la tecnología en el Perú, con especial énfasis en las aplicaciones de la ciencia en política energética, y en el rol de los jóvenes en este rubro.
El Dr. Montoya  señala que es fundamental una dirección desde el Estado y propone la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, complementada con más jóvenes científicos peruanos para un desarrollo sostenible con mayor valor agregado.

CB: Son pocos los peruanos formados en carreras de alta cualificación científica. En base a sus años de experiencia, ¿cuál es la perspectiva de la juventud peruana respecto a la vocación científica?

MM: Nosotros organizamos dos veces al año el Encuentro Científico Internacional3 los primeros días de enero y los primeros días de agosto, a donde vienen los jóvenes científicos recién doctorados en el extranjero. Vienen al Perú a presentar lo que están haciendo y eventualmente a conseguir trabajo para participar con sus conocimientos en el desarrollo del país.

Lo que observamos es simplemente que no hay trabajo para la ciencia avanzada en el Perú. Generalmente regresan. Tenemos varios casos que este año se han presentado. ¿A qué se debe esto? A que el Perú no tiene un sector de ciencia y tecnología. En el Perú hay una ley que sale todos los años: la Ley de Presupuesto, y esta ley dice “prohibido nombrar gente en el Estado que no tengan Ley de Carrera”…¿Y quiénes tienen Ley de Carrera? Los militares. Ellos pueden entrar todos los años: policías, jueces, diplomáticos, y también personal del INPE (para las cárceles), pero esa Ley no toma en cuenta a los científicos. Por lo tanto, los institutos de investigación científica y tecnológica del país se ven prohibidos de aumentar el número de sus efectivos. Y en consecuencia no hay lugar para los científicos.

CB: … En el Estado.

MM: En el Estado. Bueno, la empresa privada no tiene científicos. Las empresas privadas que hay en el Perú son básicamente de operación rutinaria, como las materias primas…

CB: Digamos que los departamentos de Investigación y Desarrollo no están acá.

MM: Las empresas no tienen laboratorios de Investigación y Desarrollo, y obviamente lo que se requiere es que las empresas se interesen en innovar sus procesos y productos, para lo cual deben tener ellos a la mano investigadores que se dediquen a investigar, por lo tanto sería importante que haya una política científica y tecnológica en un sector con un Ministerio de Ciencia y Tecnología que se encargue de promoverla.

Como no hay un Ministerio de Ciencia y Tecnología en el país, el gobierno no se siente obligado a promover ese campo. En los discursos que hace el Presidente de la República todos los años ante el Congreso, él claramente dice “voy a rendir cuentas de los sectores que tengo de acuerdo a la Constitución”. Y como no tiene Ciencia y Tecnología, no le interesa el tema. Por eso es que estamos en esta situación.

CB: Hay dos temas que quisiera tocar con respecto a lo que ha dicho. Uno es el “brain circulation”, que es cuando regresan los cerebros que han salido del país…

MM: …Aquí sería el “rebote” de los cerebros: vienen y se van. No pueden entrar. Hay excepciones, claro. Por ejemplo, la Universidad Peruana Cayetano Heredia hace tiempo ha comprendido el valor de los cerebros, toma medidas especiales para recuperar a los mejores cerebros que tiene en el extranjero, dándoles condiciones especiales; que se pueden llamar becas de retorno o estímulo al retorno. Les dan sueldos especiales por dos años para que en ese lapso puedan conseguir fondos de las fundaciones. Pero ese es el caso particular de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. El Estado no tiene esa política.

CB: ¿Y qué rol juega el CONCYTEC en estas políticas?

MM: Bueno, el CONCYTEC es una dependencia del Viceministerio de Educación, entonces tiene que acoplarse a la política del Ministerio de Educación, el que tiene como prioridad la educación básica y no la ciencia y tecnología. Entonces no le da presupuesto, no le da la importancia al tema; al punto que en este momento, por ejemplo, el CONCYTEC no tiene local. Para darse una idea, lo han puesto en el local del Instituto Peruano de Energía Nuclear. Y además, cuenta con un presupuesto de tan poquito que ni siquiera vale la pena mencionarlo, para promover la ciencia y tecnología. El CONCYTEC tiene buena voluntad, pero no tiene ninguna posibilidad de actuar.

CB: Con respecto de los jóvenes que recién van a comenzar su educación superior, ¿usted cree que el pequeño mercado laboral que ha descrito, es un desincentivo para estudiar carreras científicas?

MM: No, porque ahora estamos en el mundo de la globalización. Nosotros acá promovemos a los niños para que sean científicos. La mejor carrera que hay en este momento en el Perú es la carrera de científico. Es mejor para ellos, para su familia.

Puede parecer una contradicción pero no lo es, porque no pensamos en el Perú como futuro para ellos. Usted sabe que en la globalización la gente circula en el mundo y así como había personas que salían de su pueblito de la puna, de la sierra e iban a Lima, los científicos viajan por el mundo y están en los mejores laboratorios, de modo que no hay ningún problema. Tenemos a Carlos Bustamante (foto 24), científico en la Universidad de Berkeley, que actual­mente es conside­rado uno de los diez más importantes científicos de los Estados Unidos.

Hay otros como Fernando Ponce, que está en la Universidad de Arizona, tratando de hacer un nuevo Silicon Valley pero en el desierto (Silicon Desert, sería) en Arizona. Barack Obama fue a esa universidad para dar su discurso a los académicos. En fin, está Tom Kirchhausen en Harvard.

Es decir, nuestros científicos están muy bien en el extranjero. Los más jovencitos, por ejemplo, los que salen de este centro de preparación de ciencia para niños que tenemos [CEPRECYT – Centro de Preparación para la Ciencia y Tecnología] han ganado concursos. Hay uno por ejemplo que a los 19 años ganó un concurso en Francia para entrar a la Escuela Normal Superior. Está ganando 1,500 euros para hacer su doctorado, tiene un contrato de diez años. Es decir, la carrera de científico es la mejor que hay en la actualidad para cualquier peruano. Y tiene que prepararse desde niño; de modo que sí hay futuro.

El problema es que los políticos peruanos no comprenden la importancia de la ciencia y por lo tanto no hacen que estos científicos trabajen para el Perú; y al Perú lo han condenado a ser un exportador de materias primas, lo que le llaman primario-exportador.
Cuando haya un gobierno que comprenda el valor de la ciencia, que haya pues un Ministerio de Ciencia y Tecnología que sea responsable de la política en este sector, seguramente que muchos jóvenes que han tenido que partir por esta ley que no les permite entrar, van a regresar y van a trabajar en los institutos que se creen o que se fortalezcan, y ahí estarán disponibles para trabajar en colaboración con la empresa privada, quien tendrá la confianza de contar con científicos de primer nivel. Hoy en día la empresa privada no tiene esa posibilidad.

CB: Con respecto de que el Perú sea un país primario exportador, como mencionó, uno de los recursos exportados es el gas. Mientras los países desarrollados están tratando de tener un mayor porcentaje de energías renovables o limpias dentro de su matriz energética, ¿cómo avanza el Perú en ese sentido? ¿Tenemos garantizado nuestro suministro energético a largo plazo con los recursos que tenemos?

MM: Bueno, como no hay una política científica y tecnológica, es obvio que el Perú se está limitando a quemar petróleo, muy caro dicho sea de paso, pues es importador de petróleo; a quemar gas que ahora ya se ha descubierto una buena cantidad; y carbón. Debería erradicarse el quemar carbón porque estos tres productos cuando los queman, emiten gases invernaderos contaminantes y que están produciendo el cambio climático. Pero además están malogrando la salud de la gente porque crean esos gases y se convierten en ácidos que están en el ambiente, los cuales son responsables de las enfermedades respiratorias que tenemos los peruanos.

En cuanto a las energías renovables, en este momento hay una decisión del sector de Energía y Minas de abrirse un poco a las energías renovables, pero el gran problema es que abrirse al campo de energías renovables significa comprar del exterior los equipos correspondientes. No hay una investigación como para participar en la producción de elementos que generen energías renovables. Por ejemplo, para celdas solares no hay un centro de materiales; para la eólica hay algunos centros, pero es para utilizar las máquinas que vienen de fuera. En biomasa hay pequeños esfuerzos para utilizar esto, pero es insignificante en la matriz energética.

El Ministro de Energía y Minas actual, a quien he preguntado en diversas oportunidades, dice que el Perú es “hidro”. Por lo tanto, apuesta por las hidroeléctricas, que en verdad son muchas las que tenemos como potencial porque nuestro suelo se presta para ello: hay grandes caídas, no de mucha agua pero hay caídas que son utilizables.
Para el lado de la selva, como sabemos ya, Brasil va a instalar tremendas hidroeléctricas, dicen, de once mil megavatios. Nosotros tenemos tres mil instalado; o sea que estamos utilizando una fracción muy pequeña del potencial hidroeléctrico.
Hay grandes posibilidades pero el problema es que las hidroeléctricas modifican el medio ambiente, por eso es que en la selva se oponen a la construcción de esas hidroeléctricas. Hay grandes inundaciones, y para remate no es seguro porque con el cambio climático hay la posibilidad de que de repente no haya lluvias.
Es una cosa tan cambiante que la hidroeléctrica no es segura a 100%. ¿Cuál es la energía ya dominada desde hace mucho tiempo en el mundo y que no causa gases invernaderos, es segura, no contamina el ambiente, etcétera? La energía nuclear. Y el Perú tiene ingenieros técnicos pero no en suficiente número como para avanzar en ese campo.

Lo más conveniente sería promover la energía nuclear. Sabemos que es una energía intensa en conocimiento y requerirá de la participación de científicos e ingenieros bien preparados. Eso están haciendo los países desarrollados también: energía nuclear.

Nuestro sector está apostando a la hidroeléctrica, a comprar maquinas eólicas y celdas solares del exterior, con lo cual están aumentando la dependencia. Requerimos también, creo yo, generar una investigación para producir nuestros propios elementos de generación eléctrica.

CB: Dijo que es segura, pero la energía nuclear ha sido satanizada en referencia a sus desechos. ¿Cómo cambiar esta cultura en el país? En todo caso, ¿qué es lo que está impidiendo que haya avances en incrementar el porcentaje de energía nuclear dentro de la matriz energética? ¿Cuáles son los frenos?

MM: Nosotros lo que estamos observando en el mundo desarrollado es que ellos van a construir muchas centrales nucleares. Si no pueden construir más de lo que piensan es porque faltan ingenieros. Están en déficit. Buscan como oro a los expertos, de tenerlos ya estarían construyendo muchas. ¿Por qué?

Porque se ha demostrado que la energía nuclear es la más segura de las tecnologías. Hay el problema de los desechos y los accidentes, pero a pesar de eso matemáticamente es la más segura.
¿Cómo se calcula eso? Es muy simple. Se divide el número de víctimas o afectados por energía generada. Es decir, si una tecnología producía tantos muertos, digamos tres, cuando ha generado tres millones de megavatios/hora; entonces se divide y el número más pequeño corresponde a la energía nuclear. Es decir, la energía nuclear ha producido la menor cantidad de víctimas con la misma energía generada. Y los desechos efectivamente son peligrosos, pero son desechos que podemos limitarlos a un lugar.
Es como si tuviera un cilindro peligroso pero no emite gases; uno lo tiene confinado. No es así con el petróleo: quema el petróleo en la máquina térmica, sale pues el humo y contamina todo. Entonces, son dos tipos de riesgos diferentes: uno confinado, y el otro que inevitablemente nos contamina.

Por eso es que los países desarrollados han tomado esa decisión. Y los antiguos ecologistas, que se oponían a la energía nuclear ahora más bien son pro, por la sencilla razón que han visto esa historia. Viera no más lo que ha pasado en el golfo de México. Es una catástrofe, la más grande catástrofe tecnológica en la historia de la humanidad. Cuántas especies habrán sido eliminadas en el mar. Y eso es la energía fósil. Es la tecnología del petróleo la que ha producido; la energía nuclear no ha producido una cosa tan brava como esa.

CB: Recuerdo haber estado en Alemania en un congreso de estudiantes y hablaban de cómo en Francia más del ochenta por ciento de la matriz energética corresponde a la energía nuclear. Y los alemanes dijeron “esa no es una posibilidad para Alemania”.

MM: Lo que pasa es lo siguiente: Alemania tiene una historia especial. En la guerra fría había un número de cabezas nucleares de Estados Unidos hacia Rusia de tal manera que si se iniciaba una guerra nuclear, el primer país occidental que caía era Alemania. Ese hecho hizo que los alemanes no quieran saber nada con la energía nuclear. Eso ya no es una cosa científica. Esto tiene que ver con el terror de la guerra, con el terror de desaparecer. Pero como usted ha visto, tiene al lado a Francia para quienes el 85% de su energía es nuclear. Los suizos y alemanes, que no quieren saber nada de energía nuclear, le compran energía a Francia. Y respecto a las hidráulicas, debe recordar que este año Ecuador y Venezuela se quedaron sin agua, se quedaron sin lluvias. Entonces, Ecuador le tuvo que comprar energía a Perú. O sea que no es nada segura.

CB: Qué papel desempeña el Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN) en el desarrollo de nuevas alternativas energéticas. Sabemos que contamos con la cooperación del Organismo Internacional de Energía Atómica. ¿Podría por favor mencionar los proyectos más significativos del IPEN en los recientes años?

MM: Bueno, el Perú hace investigación nuclear pero aplicaciones nucleares, no energéticas por ahora. ¿Qué significa eso? La energía nuclear tiene su componente de radiación nuclear, o sea, hay materias radioactivas. Esta radioactividad puede servir para producir energía pero también puede servir para otra cosa. ¿Para qué se usa en el IPEN? Por ejemplo, se tiene un irradiador de cobalto 60 que irradia semillas para producirle mutaciones genéticas, y dar nuevas variedades de semillas.

Por ejemplo, de una cebada que antes tenía cáscara, se ha producido ahora una que no tiene cáscara; que es muy buena para el mercado. Los peruanos comemos harina de cebada en la sierra, pero cuando tenía cáscara, era un poco difícil, porque la cáscara se convierte en espinitas; es muy dura. Ahora, sin cáscara es muy bueno. Es un ejemplo. Pero también se está irradiando algodón para producir un algodón que tenga no una cosecha como es hasta ahora en Cañete, sino dos; o sea, acelerar el ciclo vegetativo. En fin, se mejora plantas.

“El problema que tenemos es que los políticos peruanos no comprenden la importancia de la ciencia y por lo tanto no hacen que estos científicos trabajen para el Perú; y al Perú lo han condenado a ser un exportador de materias primas…”

Pero también se usan las sustancias radioactivas para mejorar procesos industriales del cemento, de las minas, y también para monitoreo ambiental. Con las sustancias radioactivas se puede monitorear la contaminación.
Por ejemplo se han hecho estudios diversos en Chimbote usando sustancias trazadoras. Se ha determinado que habría que poner un emisario submarino cinco kilómetros hacia afuera para que la playa de Chimbote esté ahora limpia. Con las fuentes radioactivas también se hacen radiografías. El gaseoducto que viene de Camisea, por ejemplo, ha sido analizado radiográficamente con rayos gamma nucleares para ver que las holguras estén perfectas.

Pero además, se tiene un reactor nuclear de investigación que no produce energía eléctrica pero que produce neutrones para producir a su vez sustancias radioactivas, de importancia no solamente industrial sino médica. Ahora se tiene la medicina nuclear, usted sabe, para diagnosticar enfermedades. Se produce radioisótopos para la medicina y se tiene un centro de medicina nuclear acá en [las avenidas] Angamos con Aviación, donde se aplican los conocimientos nucleares y médicos para diagnosticar enfermedades así como la terapia del cáncer, la tiroides.

Es decir, las sustancias radioactivas se comportan como cualquier otra sustancia, ingresan al cuerpo, van a los órganos que les corresponden, y desde fuera los médicos nucleares detectan la circulación de esas sustancias, diagnosticando enfermedades.

Y por supuesto también se está utilizando la radiación nuclear de estos rayos para generar nuevos materiales, propiedades nuevas de materiales.

Es decir, se está haciendo las aplicaciones de las radiaciones nucleares para mejorar productos biológicos, metalúrgicos, industriales en general o para monitorear el ambiente y mejorar igualmente procesos industriales, pero no se tiene la parte energética.

Hay un grupo que está en la planificación energética; que está tratando de demostrar la factibilidad en el Perú de tener una planta nuclear de generación eléctrica y sabemos por supuesto que esa planta de energía nucleoeléctrica, tendrá que ser comprada del exterior porque no podemos hacer eso nosotros por ahora. Falta mucho.
Ni Argentina ni Brasil que son las más grandes han hecho su planta ellos. Sus plantas nucleares vienen del extranjero. Incluso las están instalando las empresas extranjeras en esos países; claro, conjuntamente con ellos. Pero el Perú, si alguna vez tiene una planta nuclear, será hecha en el exterior y los ingenieros nucleares del Perú serán los que la operen, manejen, y cuiden que no haya riesgo de ningún tipo. Para eso el Perú sí está preparado.

CB: ¿Cuánto puede costar una de estas plantas?

MM: Bueno, eso es muy variado. Depende de la tecnología. Pero lo que le puedo señalar sin decir las cifras exactas es que hoy en día, las centrales nucleares son del mismo precio aproximado que las hidroeléctricas; mucho más baratas que el petróleo para la producción, y ya son competitivas con las hidroeléctricas. No estamos hablando de grandes cantidades. Lo que cuesta es el conocimiento, pero el conocimiento quiere decir hombres, y las mujeres por supuesto. El Perú si tiene una política adecuada puede formar los científicos y los ingenieros muy rápidamente para  ocuparse de una tecnología como esta.

CB: Ha enfatizado mucho en las políticas para fomentar investigación. De hecho, un Ministerio de Ciencia y Tecnología que dé dirección al país en ese sentido.
Desde la perspectiva de los jóvenes, ¿qué cree que se puede hacer en este plano?

MM: Yo veo que los jóvenes no tienen problema, porque si entran en la formación científica tienen el mundo asegurado para ellos. Los buscan en todo lado. Los persiguen los alemanes, los franceses, los norteamericanos.

Un científico joven hoy en día es la atracción para el mundo. Les ofrecen becas, por ejemplo, hablando de Estados Unidos, uno va al ICPNA [Instituto Cultural Peruano Norteamericano], da su examen si está preparado e ingresa a cualquier universidad norteamericana. Le dan becas sin ningún problema. En este momento, Francia está ofreciendo la oportunidad.

El año pasado fueron 600 muchachos a Francia. Allá tenemos una asociación de estudiantes peruanos en Francia que nos comunica. Uno de los vicepresidentes de esa asociación es uno de nuestros egresados del CEPRECYT de acá y nos comunican que hay mucha gente joven que está yendo a Francia atraída por ese país a los 18 ó 20 años porque están necesitando científicos. Para los jóvenes la perspectiva es la mejor. La cosa se pone difícil para la gente que estudia humanidades. Hay en el Perú 70% de estudiantes universitarios que están en el campo de las ciencias humanas; y 30% solamente en ingeniería y ciencias. En Corea es lo inverso.

CB: ¿Es que no les llega este mensaje de las grandes oportunidades que tienen?

MM: Sí, no saben. No conocen porque se limitan diciendo “el Perú no da trabajo a los científicos”, y están fritos. No. Yo por ejemplo soy de un pueblito llamado Salpo, en La Libertad, a 3,600 metros sobre el nivel del mar. En mi pueblo, por ejemplo, se siembra papas, habas, arvejas; y digo “caramba” veo que yo me tengo que quedar acá de todas maneras.

Si me hubiera quedado allá, estaría sembrando papas ¿no? Ganando una miseria o sobreviviendo apenas. Pero yo me dije “quiero hacer ciencia y tecnología. No hay acá. Yo sé que puedo salir a todos lugares del mundo”. Estoy bien, me gusta lo que hago. No pensé hacer física nuclear para quedarme en Salpo, en ese pueblito.

Ni hablar. Los jóvenes de ahora mucho más que antes piensan así. Piensan en el mundo. El mundo de hoy necesita científicos, ingenieros.

CONCLUSIONES

  1. Creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología donde se generen políticas estratégicas del sector, integrando el CONCYTEC así como el IPEN.
  2. Incluir la profesión de científico en la Ley nacional de Presupuesto,
  3. Política de Estado dirigida a fomentar el retorno al Perú de científicos calificados,
  4. Promover la energía nuclear como base para la seguridad energética del Perú.

- Entrevista al Dr. Modesto Montoya por Carla Benavides
– Fuente Cambia Perú

1 El Sr. Modesto Montoya Zavaleta es Doctor de Estado en Ciencias Físicas por la Universidad París Sud, profesor principal de la Universidad Nacional de Ingeniería, investigador con el mayor nivel de carrera profesional en el IPEN y autor de unos 80 trabajos científicos sobre física nuclear. Así mismo, ha sido miembro del Consejo Directivo del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CONCYTEC, 2001 – 2005), presidente del Instituto Peruano de Energía Nuclear (2001 – 2006) y miembro de número de la Academia Nacional de Ciencias (1995).

2 http://edmarfisica.blogspot.com/2010/01/trabajan 4000-cientificos-peruanos-en.html

3 Las informaciones se encuentran en la página web: www.encuentrocientificointernacional.com

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos fotográficos de la Biblioteca Nacional

Archivos fotográficos de la Biblioteca Nacional

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 20.079 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: